«

»

Nov 14

Fiebre mediterránea familiar

Fiebre mediterránea familiar

¿Qué es?

La fiebre mediterránea familiar, FMF (también llamada peritonitis paroxística o poliserositis recurrente benigna, fiebre periódica, enfermedad  de Reimann o Siegal-Cattan-Mamou o de Wolff, entre otros) es un trastorno hereditario caracterizado por ataques repetitivos de inflamación y dolor abdominal, articular o torácico, frecuentemente acompañado de fiebre, salpullido o cefalea. A veces la inflamación puede ocurrir en otras partes del cuerpo como el corazón, la membrana que cubre el cerebro y la médula espinal, y los testículos. La fiebre mediterránea familiar afecta primariamente a las poblaciones de origen mediterráneo, especialmente armenios, árabes, turcos o de ascendencia judía. La enfermedad afecta a 1 de 200 – 1000 individuos de estos grupos. Es menos común entre otros grupos étnicos.

¿Cuál es la causa?

La enfermedad la genera una mutación en el gen MEFV, en el cromosoma 16 el cual codifica para la proteína pirina/marenostrina de los leucocitos. Esto causa interferencias en el control del sistema inmunológico, provocando una respuesta inflamatoria inadecuada. Algunos estudios sugieren que este gen también está asociado a otras enfermedades autoinmunes, incluyendo la artritis reumatoide.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas y su gravedad difieren entre las personas, a veces hasta dentro de los miembros de una misma familia. Éstos pueden incluir dolor en abdomen, pecho o articulaciones; fiebre, dermatitis y dolor de cabeza. El primer episodio generalmente ocurre en la infancia o en la pubertad pero puede producirse después. Los ataques pueden durar de dos a tres días. El espacio de tiempo entre ataques también varía grandemente, siendo de días a años. Cerca de la mitad de los individuos afectados experimentan sensaciones medianamente desagradables en el área que más tarde presentará hinchazón, o molestias generales previas al ataque. Sin tratamiento, se acumulan depósitos de proteína (amiloidosis) en los órganos del cuerpo y en los tejidos, especialmente en los riñones, lo cual puede resultar en insuficiencia  renal.

¿Cómo se diagnostica?

La FMF se diagnostica en las personas con episodios recurrentes de fiebre acompañada de dolor abdominal, pectoral o artritis en el tobillo o la rodilla, con una duración usualmente de dos a tres días. El doctor tomará el historial clínico del paciente y ordenará análisis de sangre y de orina, como el de tasa de sedimentación, recuento de leucocitos, y concentración de fibrinógeno. El diagnóstico lo confirma una prueba genética.

Opciones de tratamiento

No existe cura para la FMF. Los episodios agudos se tratan con antiinflamatorios no esteroides (AINE), acetaminofeno para el dolor, y solución salina intravenosa para hidratar. Para prevenir ataques futuros y amiloidosis, se requiere de un tratamiento de por vida con colchicina. Para aquellos afectados levemente, pueden realizar pruebas de orina para detectar la presencia de proteínas (proteinuria) cada seis meses. Las personas que no se beneficien de la colchicina precisan de un tratamiento con medicamentos más avanzados, dirigidos hacia el sistema inmunológico, tales como los agentes biológicos (modificadores de la respuesta biológica).

Autocuidado 

Con el diagnóstico precoz y el tratamiento a base de colchicina, la mayoría de los pacientes de FMF pueden llevar vidas normales y productivas. Sin embargo, se recomienda asesoramiento  genético para los pacientes recién diagnosticados y para quienes deseen tener hijos.

Tomado de: http://espanol.arthritis.org/espanol/disease-center/fiebre-mediterranea-familiar/

Alternativas tratamiento de la Fiebre mediterránea familiar

stemenhance-1          cyactiv-2

Stemenhance Ultra.

La poderosa sinergia de StemEnhance ® Ultra ayuda a la capacidad inherente del cuerpo para el largo plazo auto-renovación mediante el apoyo a la liberación natural del cuerpo de las células madre de la médula ósea.

Cyactiv

Cyactiv: Es un potente anti-inflamatorio que sirve para disminuir sistemáticamente la inflamación en el cuerpo, causada por una gran variedad de condiciones de la salud. La inflamación prolongada puede reducir la capacidad de las células madre y otros nutrientes para llegar a los tejidos que lo necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>